18Noviembre2017

Sábado, 18 Noviembre 2017
9:22:13am
18 Oct

Ventilan EUA, México y Canadá diferencias en negociación del TLCAN

  • No obstante ello, extienden el proceso de pláticas hasta el primer trimestre de 2018
  • EU se dice decepcionado de la posición intransigente de sus socios; México se acoge a la sensatez

RedFinancieraMX
México/Colaboración especial

Estados Unidos, México y Canadá ventilaron hoy públicamente sus diferencias dentro de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), y decidieron extender el proceso hasta 2018 para darse una oportunidad de concretar acuerdos.

Al final de la cuarta ronda de negociaciones del TLCAN, realizada en Washington, el representante comercial de la Casa Blanca, Robert Lighthizer, acusó a México y Canadá de rehusarse a aceptar propuestas que permitan reequilibrar los déficits comerciales que son desfavorables a Estados Unidos.

“Todas las partes deben entender esto y ser razonables, si hay una oportunidad de que estas negociaciones sean exitosas”, sentenció.

Lighthizer se declaró “sorprendido y decepcionado” de que tanto México como Canadá hayan rechazado incluso propuestas que ya habían aceptado en las negociaciones del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP).

“Entiendo que después de muchos años de tener beneficios unilaterales, sus empresas se han vuelto dependientes de las preferencias especiales y no sólo de las ventajas comparativas”, remató.

El secretario mexicano de Economía, Ildefonso Guajardo, respondió que lo que para Estados Unidos es intransigencia, para México es “sensatez”, y dejó en claro que hay límites para los tres países.

“No vamos a poner en la mesa el interés nacional”, dijo en rueda de prensa posterior al encuentro trilateral.

Guajardo señaló que la propuesta de Estados Unidos de incluir una cláusula de extinción automática del TLCAN cada cinco años es inadmisible para México, porque representaría la “muerte súbita” del acuerdo.

Asimismo, se pronunció en contra de la propuesta de Estados Unidos para eliminar el capítulo 10 del TLCAN, sobre resolución de disputas.

Guajardo reconoció que el tono de Lighthizer es en sí mismo una parte de la estrategia de negociación de Estados Unidos, aunque dijo que nunca se deben tomar a la ligera los pronunciamientos de los presidentes, aludiendo al interés del mandatario estadunidense Donald Trump de acabar con los déficits comerciales.

Durante el encuentro trilateral, Guajardo dejó en claro que México continuará trabajando en busca de soluciones creativas y constructivas.

“Necesitamos entender que todos tenemos límites, a pesar de las diferencias que tenemos hoy, debemos asegurarnos que las decisiones que tomemos hoy no regresen a cazarnos mañana", señaló.

Por su parte, la canciller de Canadá, Chrystia Freeland, sostuvo que algunas de las propuestas de Estados Unidos buscan “retroceder el reloj” en 23 años de apertura y colaboración en el TLCAN.

“En algunos casos, estas propuestas van en contra de las reglas de la OMC. Esto es problemático. No podemos olvidar que el TLCAN ha permitido la creación de sofisticadas cadenas de abasto, que nos han permitido hacer cosas juntos y venderlas al mundo”, indicó.

Freeland aludió que en ningún sector es más notable esto que en el automotriz, por la intención de Estados Unidos de asignarse un contenido de 50 por ciento para todos los vehículos producidos por los tres países.

“La propuesta desquiciaría severamente la cadena de abasto, haciendo a los fabricantes de Norteamérica menos competitivos en relación con las importaciones de fuera de la región y pondrá en riesgo decenas de miles de empleos en toda Norteamérica", señaló.

Freeland también expresó su oposición a la intención de Estados Unidos de desaparecer el capítulo 19 del TLCAN. “De la misma forma que las bardas hacen buenos vecinos, un mecanismo de resolución de disputas hace buenos socios comerciales”, insistió.

A pesar de las diferencias, Estados Unidos, México y Canadá reportaron avances en algunos temas y expresaron su compromiso de alcanzar un acuerdo “en un razonable periodo de tiempo” incluso hasta el primer trimestre de 2018

Entre las áreas con progresos, destacaron la concreción sustancial de las discusiones en el Capítulo de Competencia, y avances en aduanas y facilitación comercial, comercio digital, prácticas regulatorias y sectores anexos, señalaron en una declaración conjunta.

Lighthizer, Guajardo y Freeland acordaron reunirse en la Ciudad de México del 17 al 21 de noviembre, para la quinta ronda y los tres reconocieron que algunas de las propuestas que han creado “retos” y existen “brechas conceptuales significativas” entre los tres países, por lo que pidieron a sus negociadores buscar “formas creativas” de estrechar las diferencias.

Los jefes negociadores comerciales prevén además reunirse en diciembre en Washington, sin la presencia de los ministros y nuevamente en Canadá en enero a nivel ministerial.

La posición empresarial

Más de 140 representantes de todos los sectores productivos y presidentes de los organismos que conforman el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), así como especialistas del sector privado en materia de comercio internacional, el Cuarto de Junto acompañó al gobierno mexicano con análisis de propuestas y datos duros que respalden la posición de México en la mesa de negociación.

Durante esta ronda, México reafirmó su voluntad de alcanzar un acuerdo que modernice y beneficie a los tres países mediante la capitalización de las oportunidades de la región.

Al término de esta ronda, se identificaron tres grandes grupos de temas a atender:

1) Donde hay coincidencia trilateral y que contribuyen a modernizar el tratado, así como los capítulos que ya se han cerrado de Pymes y de Competencia;

2) donde hay consenso de que se deben discutir y en las que ya se cuenta con la base del Acuerdo Trans-Pacífico (TPP), y que ya tienen un avance, y

3) las propuestas planteadas por las contrapartes de México que no se centran en la competitividad de la región y en las que se requiere, para avanzar, de creatividad y voluntad política.

Los empresarios reiteraron que no aceptarán propuestas que representen un retroceso a lo que se tiene en la versión actual del TLCAN o que violen las reglas de comercio internacional.

El Presidente del CCE, Juan Pablo Castañón Castañón señaló que “Estábamos preparados para una ronda compleja. Como en todo proceso de negociación, durante esta ronda EE.UU. ejerció su derecho de hacer propuestas, pero es nuestro trabajo velar por los intereses de México".

Y agregó: "Nosotros seguiremos poniendo en la mesa desde el Cuarto de Junto soluciones que cumplan con los principios que deben guiar el futuro del tratado: No impactar el ambiente de negocios de forma negativa; incrementar la competitividad a nivel nacional y regional; fortalecer el estado de derecho y la certidumbre para las inversiones,  y consolidar la integración comercial con apego a las reglas de mercado".

De manera paralela, el Cuarto de Junto ha mantenido reuniones trilaterales con sus contrapartes para definir posiciones conjuntas frente a los retos que presenta la negociación.

Durante la cuarta ronda de negociaciones del TLCAN, los miembros del Consejo Consultivo Estratégico de Negociaciones Internacionales (CCENI), que encabeza el CCE, y empresarios de alto nivel, llevaron a cabo encuentros estratégicos con organismos empresariales, empresarios y tomadores de decisiones estadounidenses, quienes reiteraron la relevancia del TLCAN para acelerar el crecimiento económico de Estados Unidos.