10Diciembre2017

Domingo, 10 Diciembre 2017
6:12:23pm
25 Jul

Dosis de endorfina

  • Por Jaime Reygadas Azcué (*)
  • La realidad del fútbol mexicano 

RedFinancieraMX
México/Colaboración especial

Se dio un verano no muy fructífero en cuanto a los  deseos de  los aficionados. Participó la  selección en los  torneos que les correspondía. En Rusia un torneo irrelevante, incluso para las grandes potencias. Se pudo observar  contra una versión rácana de Portugal, (su pobre propuesta, con la que obtuvieron el campeonato europeo) se consiguió un empate, a pesar de un mal manejo del partido. También sucedió contra Nueva Zelanda y Rusia, sin embargo el resultado fue positivo. Llegaron los alemanes, muchas desatenciones y se pagó. Nuevamente los portugueses. El no manejar bien las áreas, les costó el juego. Llegó  la Copa de Oro, la  tarea que cumplir como  la de ir al mundial. Ahí el equipo medio que tuvo orden sin gol. Una desatención contra Jamaica y adiós. Nunca lograron tener un rendimiento convincente.  Lo sencillo es culpar a Juan Carlos Osorio. Tiene su grado de culpa al igual que los futbolistas. Realmente el problema es la organización. Un ejemplo claro es la falta de delanteros. La dichosa regla 10/8 o 9/9 o como se le llame, no ayuda en nada. Paradójicamente solo Guadalajara y América cuenta con delanteros mexicanos, que de forma asidua participan. Oribe Peralta que ya tiene 33 años, no es eterno ni puede jugar todos los torneos disponibles.  El recién ascendido Lobos BUAP tiene en Pedro Jiménez a su goleador del torneo pasado en el Ascenso (10 goles). Pero no es titular y quien anotó los goles en su debut en primera división es Julián Quiñones (futbolista colombiano). Una buen medida sería copiar a la Superliga China, que a pesar de sus desorbitados salarios tiene menos extranjeros. Todos sus equipos tienen porteros locales, no puede contratar extranjeros en esa posición. En México, podría ser limitando los extranjeros para ciertas posiciones. O que en las posiciones que siempre se adolece: el goleador y el encargado de generar fútbol. Se exija que el mexicano tenga que cubrir cierta cantidad de minutos en esas posiciones. Así como erradicar el famoso “mole tour”. Donde se juegan una cantidad impresionante de partidos amistosos, que no tiene relevancia. Solo dejan dinero a la arcas, de por si millonarias de la Federación. Los jugadores que participan en esas giras muchas veces ni repiten en  futuras convocatorias. Mejor seleccionar los rivales, en fecha FIFA de preferencia. Para que así todas sus figuras puedan asistir. Algunos en Estados Unidos o México, y otros en territorio neutral europeo. O visitando a las grandes potencias en sus feudos. Esto obligaría a realizar menos experimentos, por la falta de tiempo, ya que las fechas FIFA son limitadas a lo largo del año.  O cambiar de confederación como lo hizo Australia. Permitir también a todos los futbolistas que deseen emigrar al fútbol extranjero lo hagan. Siempre con un precio justo, aún con lo desorbitado del mercado actual. Al igual que respetar los contratos de quienes sean los encargados de manejar al equipo. De lo contrario esta historia se va a repetir siempre.
(*) Periodista

Medios

Deja un comentario