20Octubre2017

Viernes, 20 Octubre 2017
10:15:14pm
  • A salvar vidas
  • Por Carlos Ramos Padilla

RedFinancieraMX
México/Colaboración especial

Una extraordinaria noticia resultó que ante el paso del fenómeno Franklin hay reportes de saldo blanco en el país. Cierto, afectó, inundó extensas hectáreas de cultivo, fundamentalmente en Veracruz (ya se levanta un censo), pero las lluvias beneficiaron a otras regiones y alivió un poco el calor extremo que se siente en las entidades norteñas.

Franklin no respetó, entró por Quintana Roo, pegó en Yucatán, amenazó a Campeche, se internó en el Golfo para luego arremeter en Veracruz, cruzar a Puebla, llegar a Michoacán y ahora dirigirse al Pacífico.

Lo importante es resultar que funcionaron y bien los programas preventivos de la Secretaria de Gobernación, se aplicaron los protocolos de protección civil, los albergues y comedores fueron suficientes, el Centro Nacional de Prevención de Desastres informó, actuó.

Pero lo más importante, nuevamente la participación de las Fuerzas Armadas. Nuestros soldados salieron al auxilio inmediato de la población. Se aplicó el Plan DNIII con resultados óptimos. Se generó una atención y cortesía en los poblados orientando y desalojando. Se dió protección a las viviendas, se alimentó a miles de pobladores y se les brindó atención médica, incluso en casos de parto.

El Ejército mexicano levantó confianza. Se tendieron lazos de comunicación y ahora la labor luego del rescate es la reconstrucción. Así operan y por ello la sociedad les reconoce, porque están por encima de cualquier institución cuando se trata de responder, de cuidar, de salvar vidas.

Es un ejemplo mundial y es apreciado en otras naciones que aprenden cómo se debe aplicar la organización, la coordinación y los resultados.

Quizá en estos momentos ya se están limpiando las instalaciones que sirvieron de albergues, es probable que antes de que hoy salga a plenitud el sol, la maquinaria del Ejército esté limpiando las calles y quitando escombros.

Hoy sin duda alguna, muchos, pero en verdad muchos, deben estar agradecidos, porque primero, salvaron la vida; segundo recuperaron sus bienes y propiedades, y tercero, saben que cuando llega el Ejercito Mexicano están seguros, muy protegidos. ¡Enhorabuena!

Medios

Deja un comentario