18Agosto2017

Viernes, 18 Agosto 2017
1:54:12am
  • La OEA y Cancún
  • Por Carlos Ramos Padilla

RedFinancieraMX
México/Colaboración especial

Hoy es día clave, día de debates, y de confrontaciones. Se inicia en Cancún la cuadragésima séptima Asamblea de la Organización de Estados Americanos y el tema central será Venezuela y de refilón Cuba.

La canciller venezolana vendrá a arrojarle en la cara, así lo dijo, a Luis Videgaray, lo que llama intervencionismo. Estará cargada de rencor y acusará de asuntos que más valdría mantenerlos con boca callada para Venezuela.

Esta funcionaria no puede pisar tierra nacional asegurando que somos el país más violento y desigual del planeta cuando su gobierno permite que los llamados círculos bolivarianos disparen contra manifestantes opositores en la vía pública.

Y es imposible que relate nuestra desigualdad social cuando en su patria sus paisanos cruzan fronteras para comprar papel de baño.

Venezuela vive en una extrema crisis social, política y económica y México no tiene la culpa. La OEA tiene una visión crítica hacia los gobiernos bolivarianos de Chávez y de Maduro y eso no es injerencia, menos intervención.

Es como pedir al mundo no sancionar a China por su gravísima contaminación ambiental que intoxica al mundo o a Corea del Norte por amenazar a la humanidad con la extinción vía armas atómicas, o al gobierno sirio por emplear productos químicos contra inocentes entre ellos niños y mujeres.

Por ello hay organismos internacionales que con su arbitraje intentan un equilibrio sano.

México hay que decirlo, ha sufrido las consecuencias del envió de droga desde Venezuela y de grupos de desestabilización por parte de las FARC y el llamado Cártel de los Soles.

De ellos hay pruebas, hay constancias y ahí recordamos el caso de la joven Morett, una de las secuestradoras del auditorio Justo Sierra de la UNAM.

La complicidad de Chávez y Maduro con los Castro en Cuba han deteriorado notablemente la dinámica continental de América Latina y han generado serias disputas con Colombia y la fortaleza del mercosur.

Venezuela educa a sus hijos con prácticas marxistas importadas desde Cuba. Sus negociaciones militares los vinculan con grupos radicales y dictaduras atroces.

México cumple con su disciplina diplomática, mucho más segura, con clase e historia, que la venezolana. Este no es un asunto personal ni mucho menos de ruptura, pero México no puede permitir que se está vulnerando su soberanía con actitudes venezolanas como su participación primero abierta, y luego clandestina, en los comicios del Estado de México vía Morena.

Ocultarlo es un acto de cobardía y de eso, seguro la canciller venezolana no hablará como tampoco lo hará de la persecución de los suyos como ocurre con Henrique Capriles.

Así que será interesante observar desde hoy el comportamiento de la OEA en donde por cierto también se elegirá a 3 integrantes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos donde hay un mexicano postulado.

Esa instancia habrá de calificar cómo en Venezuela se han cancelado a más de 40 medios de comunicación por atentar con criticas a la Revolución.

Medios

Deja un comentario