19Enero2018

Viernes, 19 Enero 2018
1:48:51am
  • Por Miguel Ángel López Farías

RedFinancieraMX
México/Colaboración especial

Los multicitados millennians han sido motivo de referencia antes y después de los sismos del día 19 de septiembre. Jugadores importantes en temas como el de la organización y rescate han sido, sin duda, actores de primerísimo orden, platillo suculento para los asprantes presidenciales.

Ahí está la bolsa de votos y quien los conquiste habrá ganado un bastión importante, son 17 millones de ellos, chavos que ya votan y que llegan hasta los 30 o 35 años.

¿Pero, son los millennians lo que creemos que son? Nadie niega que son una fuerza importante en el país, pero ¿realmente están preparados para asumir el cambio de ruta de vuelo o sólo estamos asistiendo a un efecto poético de un drama como los terremotos y el espejismo de que ahora si vendrá el ansiado cambio, vía los chavos?

En ese gran cuerpo de jóvenes existen mentes realmente brillantes, capaces de entender lo que está ocurriendo no sólo con el país, sino con el mundo, capaces de adquirir una conciencia global de los problemas, pero no son la mayoría, los pocos son buenos lectores, devoradores de libros, racionalistas y entendidos en debates que van más allá del "güey" y "neta"

Son los menos, lamento decirlo, pero ni los millennians son un ejército de seres pensantes ni están preocupados por ir más allá de la frontera de un whatsapp o twitter.

He tenido la oportunidad de escucharlos, de argumentar, de expresar, y lastimosamente son muy pocos los que consiguen articular un bosquejo de la realidad, el resto, cuando de política o economía se trata muestran un desfondo de ideas, inconexos, ya no digo idealistas, sino que se han convertido en meros repetidores de frases huecas que poco o nada dicen.

Esto denota que la última vez que abrieron un libro para romper con las costras de la parálisis intelectual fue hace mucho.

Sobre esta ruta no podríamos esperar mucho de los millennians, quienes, insisto, fueron actores importantes durante y después de los sismos, pero que se perdieron en la inercia de ir por más, adentrarse en el México real y adoptar el conocimiento como herramienta de dispersión de las ideas cortas u ocurrentes.

Se concentraron en los memes y dejaron botada la oportunidad de preguntarse sobre el origen de nuestros problemas y sus posibles soluciones.

Los millennians no están informados, se barnizan de noticias cortas, sin fondo, sin reflexión, repiten lo que un twitter lanza sin ir a las tripas de un suceso. los millennians no tiene que ser una generación condenada a repetir los mismos errores de otras, pero se están dirigiendo, producto de una falsa euforia, a un espejismo, a una mentira, en donde ellos creen que serán los generadores del cambio, falso, si no deciden abrir la mente y comenzar a ejercitar la inteligencia serán sólo las chicas guapas del vecindario y terminarán siendo llevadas a lo oscurito por los zorros de la política, hábiles seductores de jóvenes inexpertos.

¿O no lo habían pensado?

 

Medios

Deja un comentario