21Enero2018

Domingo, 21 Enero 2018
2:03:06pm
  • Deterioro social
  • Por Dr. Luis David Fernández Araya (*)

RedFinancieraMX
México/Colaboración especial

El siguiente año es particularmente importante para nuestro país, más allá del inevitable deseo de que sea mejor del ciclo que cerramos, sino porque vendrá acompañado de una guerra mediática y política permeada de buenas intenciones de los candidatos para el 2018.

Se percibe que será una campaña muy reñida, donde escucharemos desde propuestas serias y alcanzables, de personajes con experiencia en gobierno, hasta ocurrencias con el afán de sorprender al electorado y que al final, dejan ver lo que realmente esos aspirantes piensan sobre sus potenciales votantes, porque de considerarlos diferentes sabrían que su oferta política no soporta un análisis elemental.

El abuso que ha existido en las campañas electorales deriva de alguna clase de desconocimiento generalizado en la sociedad, sí, pero se entiende cuando a las familias mexicanas les preocupa más el deterioro social en el que se encuentran, que aquellas propuestas de siempre aunque les pongan diferentes rostros.

En este sentido, han surgido distintas voces, organismos no gubernamentales, instituciones como la iglesia católica que tendrán una labor fundamental el año venidero debido al desgaste social, esa la brecha cotidiana en la que se desenvuelve este país, mismo que ha sido grande, no solo por aguantar el embate de falsos profetas, sino porque a pesar de ello se reinventa diariamente.

El candidato o candidata que no entienda esto, estará condenado al fracaso, quien no sepa que gobernar significa hacerlo de la mano con la sociedad, acompañado de fuerzas reales como las llamadas ONG´s y hasta la renovada iglesia católica mexicana, sencillamente será vetado en las urnas. Porque el político actual, por si solo no va a recuperar la credibilidad, aun cuando se invente "Frentes" o alianzas que van en contra de su propia ideología. Deben reconocer de manera abierta que necesitan de instituciones que han tenido la aceptación histórica, no para intentar obtener el voto, sino para lograr reconstruir el tan deteriorado tejido social de un país que soportó un año más, que lo ha soportado todo, pero que tiene sus límites y se han vuelto visibles.

(*) El Autor es Economista y Doctor en Finanzas, Profesor Investigador de Varias Instituciones Públicas, Privadas y Funcionario Público.

Contacto en redes

@luisdavfer

Facebook

Page/LuisDavidFernándezAraya

Medios

Deja un comentario